Un refugio en el antiguo monasterio de Tucson recibe a más de 500 inmigrantes en 3 semanas

El antiguo Monasterio Benedictino de Tucson ha recibido a más de 500 padres e hijos desde que abrió sus puertas a las familias que buscan refugio en los Estados Unidos hace tres semanas.

Las familias, la gran mayoría de América Central, son examinadas por funcionarios de inmigración y liberadas para continuar el proceso de sus casos de inmigración en otras partes del país, generalmente donde ya tienen familiares o amigos que pueden patrocinarlos.

Mientras tanto, después de ser dejados por Inmigración y Control de Aduanas, pasan una o dos noches en lugares como Tucson, mientras que los voluntarios los ayudan a llegar a sus familiares para que puedan comprar boletos de autobús.

Los Servicios Comunitarios Católicos están dirigiendo el refugio dentro del antiguo monasterio.