¿Son las bombillas “inteligentes” un riesgo de seguridad?

Las bombillas “inteligentes” prometen eficiencia energética y características personalizables para los propietarios de viviendas, como la iluminación ambiental controlada a distancia. ¿Pero también son un riesgo de seguridad? Tal vez sea así, según un estudio reciente que exploró cómo los ciberdelincuentes pueden usar marcas populares de bombillas inteligentes para apuntar a la información personal de las personas.

Los compradores gastaron casi $ 8 mil millones en bombillas inteligentes el año pasado, según investigadores de la Universidad de Texas en San Antonio. Se espera que esa cantidad se triplique a más de $ 28 mil millones en menos de una década a medida que los propietarios de viviendas cada vez más vinculan sus viviendas al Internet.

“Piense en la bombilla como otra computadora”, dijo Murtuza Jadliwala, profesora de informática en la Universidad de Texas en San Antonio. “Estas bombillas ahora están listas para convertirse en un objetivo mucho más atractivo para la explotación a pesar de que tienen chips muy simples”.

Al igual que el Internet, algunas bombillas inteligentes habilitadas para infrarrojos pueden ser controladas por piratas informáticos que usan la longitud de onda infrarroja para acceder directamente a los datos en la red digital doméstica de una persona. Eso incluye mensajes de texto, fotos y videos en cualquier computadora o dispositivo móvil. Es posible que los propietarios ni siquiera estén al tanto del hack ya que proviene de la propia red de su hogar.

“La mayoría de los usuarios no saben que el espectro de onda invisible se puede controlar. Puedes usar mal esas luces”, dijo Jadliwala.

A corto plazo, los investigadores aconsejan a los compradores que busquen bombillas inteligentes que requieran un centro de hogar inteligente, un dispositivo de software centralizado donde los dispositivos conectados a Internet puedan comunicarse directamente entre sí en lugar de la red WiFi.