Día del Trabajo en EUA es desalentador: desempleo y crisis mundial llegan a cifras récord

    Populares

    2021 Toyota RAV4 híbrido recargable y una larga diatriba sobre autos eléctricos

    Por Roger RiveroSé que voy a conseguir algún que otro detractor por este artículo, pero debo confesar con honestidad...

    Siempre Padres, ¡porque tu familia lo merece!

    Sabemos que estamos viviendo tiempos difíciles y el estar conectados a recursos e información positiva nos ayudará a manejar...

    Los CDC definirán el martes quiénes recibirán primero la vacuna contra el COVID-19

    Los principales funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por...

    ACLU: La revisión de nuestro sistema de inmigración comienza con la ciudadanía para todos

    Por ACLU.orgA medida que nos acercamos al final del primer mandato del presidente Trump, es importante comprender por qué...

    Ayuda económica COVID-19: incluye medidas para mantener a flote pequeñas empresas, apoyar trabajadores y familias

    En un restaurante local de Saint Paul, el gobernador Tim Walz anunció un paquete de ayuda económica COVID-19 para...

    Por Karina León de Bettino

    Hoy el significado y valoración de un trabajo ha cambiado radicalmente. Estamos en medio de una pandemia que parece no terminar y celebrar el Día del trabajo en Estados Unidos parece una estabilidad que sólo tienen la minoría; ya que millones de personas alrededor del mundo han perdido sus empleos y la situación económica se torna más confusa y difícil.

    La celebración del Día del Trabajo o Labor Day en Estados Unidos marca el fin del verano y se convierte para muchas familias en el pretexto ideal para realizar el último viaje de vacaciones o simplemente reunirse con familiares y amigos. Sin embargo con el Covid ya es imposible reunirse o viajar largas distancias fácilmente.

    Algunos países del mundo celebran el 1° de mayo el Día del Trabajo o el Día Internacional de los trabajadores, pero paradójicamente, en Estados Unidos, el Labor Day o Día del Trabajador se celebra en septiembre.

    Sin embargo, en medio de esta celebración tenemos datos desalentadores sobre los trabajos, ya que el desempleo en Estados Unidos alcanzó cifras récord por la pandemia de coronavirus, de acuerdo a lo que se reportó en un comunicado del Departamento de Trabajo. El texto advierte que la cifra anticipada para reclamos iniciales ajustados temporalmente fue de 3.283.000, un aumento de 3.001.000 del nivel revisado en la última semana de agosto.

    Por otra parte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) alerta sobre las consecuencias derivadas de la pandemia en términos de crecimiento económico, desocupación, pobreza y desigualdad.

    Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) es probable que las consecuencias de la pandemia de COVID-19 y los esfuerzos correspondientes para contenerla conduzcan a la peor crisis económica desde la Gran Depresión.

    Específicamente, el informe “Perspectivas de la economía mundial” del FMI predice que el crecimiento económico mundial caerá al -3%. Esa es una notable divergencia con respecto a su última predicción en la cual que predijo que la economía crecería un 3,3%. También predice que la depresión del “Gran Cierre 2020” será mucho peor que la Crisis Financiera Global de 2009, que vio a la economía global crecer a un -0,1%.

    Pero, según el FMI, no duraría demasiado. Siempre que la pandemia desapareciera en la segunda mitad del año y que la ayuda del gobierno a empresas y trabajadores evitara las tensiones financieras sistémicas, el Fondo predijo que el crecimiento mundial en 2021 se recuperaría al 5.8%. Sin embargo, estamos en el mes de septiembre y la pandemia continúa.

    Si la pandemia de Covid-19 no para, más de 100 países de ingresos bajos y medianos todavía tendrán que pagar un total de $130 mil millones en servicio de la deuda este año, alrededor de la mitad de los cuales se deben a acreedores privados. Con gran parte de la actividad económica suspendida y los ingresos fiscales en caída libre, muchos países se verán obligados a incumplir. Otros improvisarán recursos escasos para pagar a los acreedores, recortando gastos sanitarios y sociales muy necesarios. Otros recurrirán a préstamos adicionales, pateando la proverbial lata en el futuro, aparentemente más fácil ahora debido a la avalancha de liquidez de los bancos centrales de todo el mundo.

    Desde la década de 1980 de América Latina hasta la crisis griega más reciente, hay muchos recordatorios dolorosos de lo que sucede cuando los países no pueden pagar sus deudas. La actual crisis de la deuda mundial empujará a millones de personas al desempleo y fomentará la inestabilidad y la violencia en todo el mundo. Muchos buscarán trabajo en el extranjero, lo que potencialmente abrumará los sistemas de control de fronteras e inmigración en Europa y Estados Unidos. Otra costosa crisis migratoria desviará la atención de la urgente necesidad de abordar el cambio climático. Estas emergencias humanitarias se están convirtiendo en algo urgente y abrumador para solucionarlo en poco tiempo.

    Crisis en América Latina

    La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica, Alicia Bárcena, aseguró que a raíz de la crisis, se prevé un fuerte aumento del desempleo con efectos negativos en la pobreza y la desigualdad en países de Latinoamérica.

    La tasa de desempleo se ubicaría en torno a 11.5%, un aumento de 3.4 puntos porcentuales respecto al nivel de 2019, que era del 8.1%. De esta forma, el número de desempleados de la región llegaría a 37.7 millones.

    Asimismo, la elevada participación de las pequeñas y medianas empresas en la creación del empleo, que representan más del 50% del empleo formal, aumenta los impactos negativos, pues este sector ha sido duramente afectado por la crisis, mientras que la desigualdad de género se acentuará con medidas como el cierre de las escuelas, el aislamiento social y el aumento de personas enfermas, pues aumentará la sobrecarga de trabajo no remunerado de las mujeres.

    Por otro lado, la caída de 5.3% del PIB (producto interno bruto) y el aumento del desempleo tendrán un efecto negativo directo sobre los ingresos de los hogares y su posibilidad de contar con recursos suficientes para satisfacer las necesidades básicas.

    En ese contexto, la tasa de pobreza en la región aumentaría en un 4.4% durante 2020 al pasar de 30.3% a 34.7%, lo que significa que 29 millones de personas quedarían en situación de pobreza. Por su parte, la pobreza extrema crecería en 2.5% pasando del 11.0% al 13.5%, lo que representa un ascenso de 16 millones de personas.

    Asimismo, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador aceptó este lunes 31 de agosto, que la crisis económica en el país provocada por la pandemia es la más profunda en un siglo y aseguró que la recuperación será rápida y no se contratará deuda en 2021.

    “Es la crisis mundial en lo económico más profunda que se haya presentado en los últimos 100 años (…) México no había caído en lo económico como ahora desde 1932”, declaró López Obrador en su conferencia diaria desde el Palacio Nacional, en Ciudad de México.
    “Sí, es una crisis profunda, pero lo importante es que vamos a salir rápido. No va ser una crisis prolongada y ya hay indicios de recuperación”, añadió.

    La crisis en México le parece a al presidente López Obrador un ligero problema, el cual tendrá solución en poco tiempo. Yo pienso que la crisis mexicana tendrá efectos graves en la sociedad por diez años, como mínimo. Lo cierto es que cuando la pandemia comenzó a azotar a América Latina, la economía mexicana se desplomó 17.1%.

    Las actividades secundarias, que representan un tercio de la economía y abarcan al sector industrial orientado a la exportación, han sido las más impactadas con una caída interanual de 25.7% en el segundo trimestre, detalla el INEGI en un comunicado.

    En el caso del sector terciario, que abarca servicios y representa alrededor de 60% del PIB, la caída en el segundo trimestre fue de 16.2%. Y la economía mexicana acumula cinco trimestres consecutivos con retrocesos, según el INEGI, datos que han sido omitidos por el presidente de México en su informe.

    En cuanto a Colombia, tan sólo en el mes de abril se perdieron 5.4 millones de trabajos y el índice de desempleo llegó a bordear el 20%. También la pandemia ha puesto contra las cuerdas los avances en materia social y podría darse un incremento de la pobreza y de la población en situación de vulnerabilidad, retrocediendo décadas.

    Asimismo, la economía ecuatoriana decreció 10.9% en 2020. Eso significa 4.6% más que lo estimado en abril de este año, cuando el FMI proyectó que la economía del país caería un 6.3%. Con la nueva estimación, Ecuador se convertirá en el segundo país más afectado por la crisis económica en Latinoamérica, solo después de Perú, que tendrá una caída de su economía del 13.9% en 2020.

    También la situación económica de El Salvador no mejora, ya que por las restricciones a causa del brote de Covid 19, el Índice de Volumen de Actividad Económica reportó una variación interanual de -15,3%, caída que es similar a la registrada en abril, cuando varió -15.4% respecto a igual mes de 2019.

    La banca fortaleció su capitalización durante los últimos años, con la excepción de Panamá, aunque el mismo se encuentra adecuadamente capitalizado. Sobresalen, en este sentido, El Salvador y, en menor medida, Costa Rica y Guatemala. No obstante, Guatemala aun mantiene una brecha importante en su capitalización respecto a la región, lo cual se mantiene como un reto relevante para este país.

    A su vez, los sistemas bancarios aun presentan altos niveles de liquidez, destacando principalmente los casos de Nicaragua y Guatemala. La contracción de la cartera de microfinanzas en Nicaragua y el aletargamiento de la cartera de préstamos en la mayoría de países incidió en la acumulación de liquidez en los últimos años. De acuerdo a datos de centralamericadata.com, la liquidez regresará a sus niveles históricos en la medida que se fortalezca la dinámica crediticia, aunque este proceso se dilatará principalmente para Nicaragua.

    México y Brasil, los más afectados

    De acuerdo a información de la ONU (Organización de las Naciones Unidas), la interrupción de las cadenas de valor producida por la pandemia impactará con mayor intensidad en las economías brasileña y mexicana, que poseen los sectores manufactureros más grandes de la región.

    En tanto, el valor de las exportaciones de la región caería cerca de 15% en un inicio. Los mayores impactos se darían en los países de América del Sur, que se especializan en la exportación de bienes primarios y, por lo tanto, son más vulnerables a la disminución de sus precios. Por su parte, el valor de las exportaciones de Centroamérica, el Caribe y México sufrirá el impacto de la desaceleración de la economía de los Estados Unidos. México además se verá golpeado por la caída del precio del petróleo.

    Millones sin trabajo en el mundo

    Hay datos muy importantes en el informe titulado Dimensionar los efectos del COVID-19 para pensar en la reactivación, en el que se explica que la crisis económica provocada por el coronavirus se ha transmitido a América Latina a través de cinco canales:

    1. una reducción del comercio internacional
    2. la caída de los precios de los productos primarios
    3. la intensificación de la aversión al riesgo y el empeoramiento de las condiciones financieras mundiales
    4. una menor demanda de servicios turísticos
    5. una reducción de las remesas

    La Comisión prevé que América del Sur se contraiga 5.2% debido a que varios países de esta zona se verán muy afectados por la caída de la actividad de China, que es un importante mercado para sus exportaciones.

    En tanto, en América Central la caída sería del 2.3%, afectada por el descenso del turismo y la reducción de la actividad de Estados Unidos, su principal socio comercial y fuente de remesas; mientras que el Caribe se contraerá en un 2.5%, debido a la reducción de la demanda de servicios turísticos.

    De acuerdo un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) publicado el lunes, la cifra global de desempleo alcanzará los 190.5 millones en 2020. También las desigualdades relacionadas con el trabajo impiden encontrar un trabajo decente y forjarse un futuro mejor. Esta es una conclusión extremadamente preocupante que tiene repercusiones graves y alarmantes para la sociedad.

    Finalmente, debo recalcar que el acceso a un empleo remunerado no garantiza un trabajo decente. Cerca del 61% de la mano de obra mundial desempeña trabajos informales, mal pagados o que no ofrecen ningún o muy poco acceso a la protección social y a los derechos laborales.

    Asimismo, más de 630 millones de trabajadores en el mundo -es decir, una de cada cinco personas de la población activa mundial-, vive en condiciones de pobreza extrema o moderada (definida por unas ganancias superiores a 3.20 dólares diarios). Ya es desalentador y lo peor es que se espera que este fenómeno aumentará a finales de 2020 y 2021 en los países en desarrollo, es decir, la crisis apenas comienza.

    Últimas noticias

    ACLU: La revisión de nuestro sistema de inmigración comienza con la ciudadanía para todos

    Por ACLU.orgA medida que nos acercamos al final del primer mandato del presidente Trump, es importante comprender por qué...

    Los CDC definirán el martes quiénes recibirán primero la vacuna contra el COVID-19

    Los principales funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) votarán...

    2021 Toyota RAV4 híbrido recargable y una larga diatriba sobre autos eléctricos

    Por Roger RiveroSé que voy a conseguir algún que otro detractor por este artículo, pero debo confesar con honestidad lo que pienso sobre los...

    Minnesota se ilumina con luces navideñas

    Por Karina León de BettinoAnte las nuevas restricciones que ha dado el gobernador de Minnesota por la pandemia, lo mejor es evitar lugares cerrados...

    ¿Sabías que una cucharadita de sal puede contaminar 5 galones de agua?

    Cuando la próxima tormenta de nieve venga, toma un minuto antes de echar la sal en tu entrada y la acera. Recoge un puñado...

    También te puede interesar