Estados Unidos levantó algunas de las restricciones que rigen para pasajeros aéreos

    El Gobierno de Estados Unidos confirmó el jueves que pondrá fin a los controles adicionales para algunos pasajeros de vuelos internacionales dispuestos por la emergencia del COVID-19 y removerá la orden de que los turistas procedentes de ciertos países arriben a 15 aeropuertos designados a partir del lunes.

    Las restricciones estaban basadas en el país de procedencia, no en la nacionalidad de los pasajeros.

    A través de un comunicado, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos informaron que removerían los chequeos adicionales porque tenían poca efectividad al estar basados en síntomas y quienes están infectados con COVID-19 podrían no presentarlos.

    Al referirse a la nueva disposición, los CDC afirman que “la nueva y más eficaz estrategia se centra en la continuidad de los viajes y en el pasajero individual, e incluye la educación previa a la salida y posterior a la llegada, los esfuerzos para desarrollar un marco de pruebas potencial con socios internacionales y la respuesta a enfermedades”.

    El Gobierno dispuso requerimientos de control adicional en febrero para viajeros que hubieran estado recientemente en China, Reino Unido, Irán, Irlanda, Brasil y el bloque europeo de Schengen, y prohibió la entrada a ciudadanos extranjeros que recientemente hubieran visitado estos países.

    Todos estos viajeros debían llegar a 15 aeropuertos designados de Estados Unidos, incluyendo los situados en Boston, Nueva York y Miami. Además, esos pasajeros debían pasar un examen de salud antes del ingreso al país.

    De acuerdo con el comunicado difundido por la autoridad sanitaria, se cambiará la estrategia debido a que “ahora tenemos una mejor comprensión sobre la transmisión del Covid-19, por lo que sabemos que la detección de síntomas tiene un efecto limitado debido a que las personas contagiadas podrían ser asintomáticas o presentar síntomas leves”.

    “La transmisión del virus puede ocurrir por parte de pasajeros que no presentan síntomas o que aún no han desarrollado síntomas de infección”, añadieron.

    Dentro de la nueva estrategia enfocada en los pasajeros, se reforzarán las campañas educativas de prevención de los contagios antes, durante y después del vuelo, además de recopilar información voluntaria sobre los pasajeros en los aeropuertos, y se trabajara para evitar filas, aglomeraciones y retrasos en las estaciones aéreas.

    También se sugerirá a los pasajeros la realización de una cuarentena de 14 días para quienes lleguen al país procedentes de países de alto riesgo.

    Relacionado