Opinión: “Menos muros y más educación” por Marco Dávila

    Por Marco I. Dávila C.

    La gente más conservadora en Estados Unidos no está a favor de la inmigración. Ok, se entiende, están en su derecho. Solo habría que preguntarles: ¿pero por qué tanto odio hacia las personas?

    Está bien no estar a favor de la inmigración, pero ¿por qué tanto racismo? ¿Por qué equiparar la inmigración irregular con el “terrorismo”? ¿Por qué tenerle pavor a la pluralidad de ideas, diversidad de culturas y de formas de vivir? ¿Por qué creer que parte de la solución radica en hacer pasar a los inmigrantes por una experiencia totalmente deshumanizante, en lo que eufemísticamente se conoce como los “centros de detención”? ¿Por qué se mueren de ganas por arrebatar la ciudadania a los niños de padres indocumentados? ¿Por qué deshumanizar a millones de personas con el calificativo de “ilegal”? ¿Por qué ser tan perversos con los trabajadores inmigrantes?

    De acuerdo al razonamiento de los antiinmigrantes más conservadores, cuando los agentes del ICE violan a una mujer inmigrante en un “centro de detención”, la víctima de la violación “se lo merecía” porque es una inmigrante “ilegal”, quebrantó las leyes y “los ilegales no tienen derechos”.

    Cuando Estados Unidos invade y se entromete con la economía de algún país “tercermundista”, ¿por qué el conservadurismo estadounidense se sorprende de la emigración provocada, en buena medida, por esa invasión? ¿Por qué son tan sinvergüenzas como para arremeter contra los inmigrantes y decir que lo que hay es una “invasión del tercer mundo” hacia Estados Unidos?

    En concreto:

    En estos tiempos necesitamos menos centros de detención y más ayuda económica para los trabajadores. Menos discriminación y más comprensión. Menos odio y más oportunidades para todos. Menos deshumanización y más respeto hacia quienes menos tienen. Menos violaciones y más derechos para todas y todos.

    Menos muros y más educación.

    Relacionado