Segundo cheque de ayuda: quiénes serían elegibles, cuánto dinero recibirían y cuándo

0
981

La segunda ronda de cheques de ayuda parece estar cada vez más cerca de convertirse en una realidad.

Este lunes 27 de julio, los líderes republicanos del Senado dieron a conocer su propuesta, por valor de 1 billón de dólares, para un nuevo paquete de estímulo que busca oxigenar la economía tras el impacto del COVID-19. Y por fin, se confirmó que el plan incluye pagos directos a los contribuyentes.

“Queremos otra ronda de pagos directos para ayudar a las familias estadounidenses a seguir impulsando nuestra reactivación nacional”, confirmó Mitch McConnell, líder del Partido Republicano en el Senado.

Aunque la propuesta aún debe ser discutida y aprobada por el Congreso de EEUU, de mayoría demócrata, ya se conocen algunos detalles sobre los cheques que plantean los líderes de la Cámara Alta. A continuación, te contamos todo lo que se sabe hasta el momento.

Quiénes son elegibles y cuánto dinero recibirán

Desde la semana pasada, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, había avanzado que la segunda ronda de pagos directos establecería requisitos y cantidades muy similares a los aprobados el pasado mes de marzo, en el marco del programa CARES Act.

Lo cierto es que las condiciones para ser beneficiario son prácticamente las mismas que se exigieron con las primeras ayudas. Esto implica que para recibir un segundo cheque es necesario contar con un número válido del seguro social que no tenga cargas pendientes, y haber realizado la declaración de impuestos en 2019 o 2018. Además, la nueva propuesta del Partido Republicano explica que el ciudadano deberá encontrarse en una de la siguientes categorías:

Contribuyentes con un ingreso anual inferior a USD 75,000: el gobierno les entregará un cheque por valor de USD 1,200, y un pago de USD 500 por cada hijo dependiente.

Parejas casadas que tengan un sueldo combinado inferior a USD 150,000: recibirán un cheque por un total de USD 2,400, además de la cantidad adicional por cada hijo dependiente.

Cabezas de familia cuando el ingreso anual sea inferior a USD 112,500: el plan vuelve a incluir los hogares en los que entra un único sueldo. Cuando este salario no supere los 112,500 dólares anuales, se enviará un cheque por valor de USD 1,200.

También tendrán derecho a cheque los contribuyentes que ganen menos de USD 99,000 anuales, pero más de 75,000, aunque en este caso, la cuantía recibida disminuirá gradualmente, en función del ingreso. También se reducirá para las parejas casadas cuyos sueldos superen de forma conjunta los USD 150,000, pero sean inferiores a 198,000 al año, así como para cabezas de familia, cuando el ingreso no rebase los USD 136,500.

En concreto, se trata de las mismas categorías y cantidades establecidas en la primera entrega de cheques de estímulo. La única modificación que sí incorpora la nueva propuesta atañe a los padres con hijos dependientes mayores de 18 años.

Mientras que la ley aprobada el pasado marzo sólo contemplaba la entrega de ayudas adicionales de USD 500 a familias con hijos que fueran menores de edad, el plan presentado este lunes establece que no habrá límite de edad. El único requisito es que estos sean dependientes de sus padres.

¿Y qué ocurre con los migrantes?

Al igual que ocurrió con el primer envío de cheques, los extranjeros, siempre que sean residentes, tengan una Green Card vigente y cumplan con los requisitos citados en el epígrafe anterior, serán beneficiarios del pago directo. Y esto no afectará a su estatus de migrante.

No obstante, quienes presenten sus impuestos con un número ITIN seguirán excluidos del paquete de ayuda.

¿Cuándo recibiré la ayuda?

El secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, anunció el sábado que los pagos llegarían a las cuentas bancarias y buzones de los beneficiarios en agosto. Sin embargo, antes de que el dinero se envíe a los bolsillos de los contribuyentes, aún queda un largo camino por recorrer.

En las próximas semanas, el plan deberá discutirse en la Cámara de Representantes, donde los demócratas ya aprobaron en mayo una propuesta, el Heroes Act, que difiere en varios puntos con la iniciativa republicana.

Entre las principales diferencias, Heroes Act busca destinar 3 billones de dólares al paquete de estímulo económico, y no 1 billón como sugieren los republicanos. Además, plantea aumentar la cantidad que se entregó en abril por cada hijo dependiente, y pasar de USD 500 a USD 1,200. El texto también proponía conceder cheques de ayuda a migrantes indocumentados que pagan impuestos a través de un número ITIN.

Las cláusulas de los pagos directos no constituyen la única diferencia entre ambos partidos. Existen otras desavenencias que amenazan con frenar las negociaciones entre ambos partidos. La principal atañe a la beneficio adicional por desempleo, que expira este viernes, y que los líderes republicanos, a través de su nuevo plan de estímulo, buscan bajar de los USD 600 semanales a los USD 200.

De acuerdo a un artículo de Bloomberg, las dos formaciones se enfrentaron este martes a un intenso debate para alcanzar un acuerdo bipartidista, y el plan presentado el lunes por los senadores republicanos provocó la oposición inmediata de las filas demócratas.

A las dificultades en la negociación, habría que sumar el receso de agosto. Y es que el día 7 de ese mes tendrá lugar la última sesión del Senado. Si el paquete de estímulo no se aprueba antes de esa fecha, habría que esperar a que reanuden las actividades en la Cámara el 8 de septiembre, lo que implica que los cheques podrían retrasarse hasta finales de septiembre.

En caso de aprobarse, este paquete de ayuda sería la segunda acción desde el Congreso para ayudar a reactivar la economía del país, después de que en marzo, se aprobara un paquete de estímulo económico de 2,2 billones de dólares, el mayor de la historia moderna de EEUU.